Archivo de la etiqueta: Heteropatriarcado

Tu amigo gay es guay, pero…

  ¿Imaginas un partido político que incluyese entre sus promesas electorales que las MUJERES, por el mero hecho de serlo, deben cobrar  un 50% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo… o que se les niegue el derecho al voto?

 

 

 

 

 

 

 

 

  ¿Votarías a un partido que promoviese que los INMIGRANTES, por el mero hecho de serlo, no tengan derecho a sentarse en los asientos del transporte público?

 

 

 

 

 

 

  Hoy este tipo de propuestas nos horrorizan, son casi impensables, pero sólo tenemos que echar la vista a atrás unas décadas para saber que esto ha ocurrido. Afortunadamente, la sociedad ha avanzado y la lucha contra el machismo y el racismo nos permite vivir a todos en una sociedad más justa e igualitaria… ¿POR QUÉ PIENSAS ENTONCES QUE ES NORMAL VOTAR A UN PARTIDO COMO EL PP QUE NIEGA LA IGUALDAD DE DERECHOS A MILLONES DE PERSONAS POR EL MERO HECHO DE SER HOMOSEXUALES?

  Seguro que conoces a personas de tu entorno y a famos@s que son gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, intersexuales, etc. … en tu familia, entre tus amistades, en el trabajo, en tu vecindario, en clase, en el supermercado, en la fábrica, en el bar, en el ayuntamiento, entre las estrellas de cine, música y tv, en el centro comercial, entre tus profesores, en la cafetería, …en todos los sitos.

  Desde que se aprobó la igualdad en el MATRIMONIO y ADOPCIÓN para las parejas homosexuales, el PP tiene interpuesto un recurso en el Tribunal Constitucional. El posible triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones hace temer un retroceso histórico, sin precedentes en Occidente, en la abolición de derechos y libertades en un país democrático.

  Sí, tu amigo gay es guay, pero es mucho más que eso: es una persona que como tú quiere ser feliz y hacer una vida normal con la persona a la que ama. ¿Todavía crees que votar contra sus derechos y dignidad es normal?

  NO SEAS INJUST@, la decisión está en la papeleta que eches en la urna el 20 de noviembre. Si votas, por favor, hazlo por cualquier partido que no pisotee la vida y derechos de minorías sexuales.

  Ayúdanos a difundir esta reflexión por todas las vías posibles,

Victimas del Heteropatriarcado.

Deja un comentario

Archivado bajo Heteropatriarcado, homofobia

Hemos vuelto

Sí, este es el típico post de “hemos vuelto”. Pues bien HEMOS VUELTO ¿Y ahora que viene? Podría venir la larga retahíla de excusas acerca de porqué no hemos escrito en estos meses (que si exámenes, que si poco tiempo, que si muchas cosas que hacer…) pero a cambio contaremos porqué hemos decidido volver. Hay dos razones principales. La primera es que en todo este tiempo no hemos parado de pensar cosas del tipo “tenemos que hablar de esta obra de teatro en el blog” “… y de este libro” “…y de esta película” “…y contar lo que nos pasó aquella tarde en el río” “¡y lo del otro día también”, etc, etc,etc.
La segunda es que nos hemos dado cuenta de que mientras nuestros infructuosos intentos de actualizar el blog iban quedando poco a poco en el aire muchas almas descarriadas arribaban aquí. Las estadísticas engordaban y enflaquecían caprichosamente pero no dejaba de sorprendernos que alguien recalara en nuestro rincón.
Lo mejor llegó cuando nos paramos a mirar las palabras que, introducidas en los buscadores, habían llevado a la gente aquí. Como propietarias primerizas de blog que somos nos sorprendieron algunas. Hemos hecho un ránkig y todo:
1 Vaginas peludas
2 Penes grandes gay
3 Abuelita de piolín
4 Ricky Martin sale con una chica
5 Cadena de oro para hombre
6 Futbolista homosexual/ Penes de futbolistas
7 Disfraz cigüeña
8 Rocco Siffredi también sale del clóset/ Rocco Siffredi sale del armario
9 Fotos partido popular
10 Falleras bolleras

Que cada cual se quede con su favorita…
Nosotras hemos decidido, por un día, darle al respetable lo que quiere. Ahí va eso:

4 comentarios

Archivado bajo Heteropatriarcado, Valencia

Peludas y libres

 Crónica de una mañana de domingo con fotos incluidas

 Cuando piensas que la ciudad (en particular este Reino de Rita en el que vivimos) no puede darte más disgustos, vas y te topas con algo que te alegra.

 De todos modos hoy no era uno de esos días de andar enfadadas con el mundo: sol, regreso de nuestros respectivos pueblos y comida familiar. El trayecto el mismo de siempre,  Blasco Ibáñez arriba Blasco Ibáñez abajo. Y en una de sus tantas cabinas telefónicas:

  Suavitas, la empresa quitapelos por excelencia, la que ayuda a mujeres, metrosexuales y maricas varios a deshacerse de sus pelambras sobrantes.

 “Una excusa para depilarte” dice el anuncio… cuando todos sabemos que no se trata de excusas sino de presiones. Los pelos (femeninos) incomodan y hemos de someternos a las inefables torturas de la cera caliente para ser aceptadas como miembros respetables de la sociedad. Para parecernos a las que salen por la tele… ¡si Frida Kalho levantara la cabeza!

 Y la cuestión es que muchas, incluso las que luchamos en contra de esa imagen que el heteropatriarcado impone, no somos capaces de tirar de una vez la Epilady por la ventana. Desde aquí nuestro respeto, apoyo y profunda admiración a todas aquellas féminas que se dejan crecer los pelos a pesar de todo.

 El caso es que allí estábamos nosotras en mitad de la acera adorando a las excelsas bándalas que, spray en mano, mancillaron el susodicho anuncio. Pero el heteropatriarcado no tardó en hacer acto de presencia en forma de la típica pareja de cincuentones valencianos eternamente escandalizados.

  Primero se sorprendieron de ver a alguien haciendo una foto a una cabina, luego se horrorizaron al leer lo de “peludas y libres” y finalmente acabaron de espantarse ante el lesbianismo de las fotógrafas. Visiblemente indignada la mujer se cogió del brazo de su esposo como buscando un aliado ante el despropósito de aquella estampa que acababa de contemplar. ¿ O tal vez quiso evidenciar su decencia, su heterosexualidad y su perfecto rasurado?

8 comentarios

Archivado bajo Heteropatriarcado, Valencia

Ricky Martin sale del armario.

  Ya era hora, querido pero nunca es tarde si la dicha es buena. Mientras escribimos nos preguntamos qué pensaran ahora mismo miles de las que fueron adolescentes al son de su machacona musiquilla. ¿Se habrán dado a la tarea de quemar uno por uno aquellos pósters de la Bravo? ¿Dejará Ricky de ser un (ya otoñal) sex symbol para tanta chica hetero?

 Ojalá no fuera así. Si nos regimos por las leyes de la lógica poco cambia la situación: sus canciones son igual de machaconas, él igual de guapo y las mismas mínimas posibilidades de conocerlo en persona (no digamos ya de ligárselo) tienen estas chicas que si él fuera hetero.

 Desgraciadamente seguro que para muchas chicas Ricky pierde gran parte de su encanto, y sin embargo, sus canciones van a sonar hoy igual que ayer y en los posters de hace una década está igual de guapo.

 Aún en esta era de matrimonios homosexuales, orgullo y derechos se le sigue “recomendando” a muchos personajes públicos que lleven con la máxima discrección su homosexualidad o incluso que finjan ser heterosexuales.

 Esta represión de la que hablamos en el mundo del espectáculo se recrudece notablemente cuando se trata de deporte, política o tauromaquia.

Pero aún así hay quien hace tiempo que salió del armario. Si bien no es difícil encontrar ejemplos masculinos de esto, es casi imposible encontrar lesbianas reconocidas dentro de la esfera pública, más aún en nuestro país.

 Es terriblemente injusto y absurdo este marketing heteropatriarcal que antepone a la calidad del “producto” la capacidad de este para ajustarse a la imagen que de él se espera. Esta imagen, basada a menudo en la capacidad para ser objeto de deseo de unos y otras, ha de ceñirse siempre a los patrones establecidos:  chico-que-gusta-a-las-chicas, chica-que-gusta-a-los-chicos.

  Esto es así aunque todos sabemos que hetero o gay el futbolista seguirá marcando goles, el torero  seguirá cortando orejas y el cantante desentonando.

 De este engaño resulta un artista cuya imagen pública es cercenada o moldeada hasta ser convertido en quien no es y un público que adora a esa proyección ficticia del artista.

 Disfruta de tu recién adquirida libertad, Ricky.

3 comentarios

Archivado bajo Espectáculo, Heteropatriarcado, LGTB

Tus enchufes son heteros

 

 Pasillos de teles, altavoces, cables, mp4s, tdts… pensaba que en este escenario, y en cualquier otro, sólo las personas, en este caso compañeros y clientes, me proporcionarían anécdotas de corte heteropatriarcal. ¡Error! Para mi sorpresa hasta los objetos están a merced del Imperio del Heteropatriarcado. O mejor dicho las denominaciones con que los humanos tenemos a bien de bautizarlos

 Cables macho, cables hembra. Por extraño que os parezca, no conocía este argot. Protuberancia=hombre, agujerito= mujer. Y, “naturalmente”, los dos encajan. 

  Quise compartir mi sorpresa ante este absurdo terminológico con mis compañeros. Ellos, o bien no entendieron mi indignación, o bien pensaron que nunca había reparado en esa “obviedad” cotidiana. Así, como a una niña a la que sus progenitores explican de dónde vienen los niños, superada la fase cigüeña-parisina, me dijeron: “Claro, el macho es el del pitorro y la hembra lo que tiene agujero”. Intenté hacerles ver lo ridículo que resulta, si se le dedican dos neuronas al tema, la asignación de roles sexuales (heteros siempre, claro) a los intrumentos electrónicos. Como podéis imaginar fue un fracaso, para variar…

D.

Pd: Al menos ya no tendré que lidiar con más presuntos penes y vaginas electrónicos, es lo que tienen los despidos sorpresa.

6 comentarios

Archivado bajo En el trabajo, femenino/masculino, Heteropatriarcado

¿Ah, sí? ¡Pues no se te nota nada!

Dedicamos esta entrada con cariño a nuestros amigos y familiares, quienes habitualmente reaccionan diciéndonos: ¿Ah, sí? ¡Pues no se te nota nada!, sin haberse parado a pensar lo que esconde tras de si.

Esta frase, inofensiva en apariencia y dicha siempre desde el cariño, se sustenta en una serie de presupuestos que constituyen a su vez la base de la imagen que la sociedad heteropatriarcal tiene de la homosexualidad. A saber:

a) que debe invadirnos una extraña alegría por pasar desapercibidas en esta sociedad. Es decir, por ser consideradas inofensivas chicas heterosexuales hasta que el gesto afectivo de marras pruebe lo contrario.

b) que, puesto que el hecho de que” no se nos note” es positivo,  debe ser algo vergonzoso que  nuestra homosexualidad/bisexualidad sea obvia.

c) que entra en juego un juicio heteropatriarcal contra el que luchamos: se te aprueba si tu apariencia es “femenina”  y se te discrimina si tu estética es “masculina”. Algo así como: “Si puedes ser todo lo lesbiana que quieras, mujer, siempre y cuando no se te note demasiado. Mejor que no seas una de esas bolleras que parece que quieren ser hombres.”

 

 

 

  A nosotras mismas nos dijeron una vez algo muy parecido. Estábamos tan tranquilas tomándonos una caña en una terraza en la Plaza del Cedro cuando el camarero, a la hora de traer la cuenta, nos espeta: “¿Sois pareja, verdad?” El tipo era algo así como el prototipo del grimoso cuarentón engominado que parece no haberse duchado en años. Nos miraba de un modo raro desde el principio (algo a lo que desgraciadamente estamos más que acostumbradas). De que éramos pareja no podía tener ninguna duda pues, como nuestros amigos se encargan de recordarnos constantemente, somos bastante pegajosas. Ante nuestro estupor añadió: “Se ve que os quereís mucho. Y no sois como esas a las que se les nota de lejos, que van dando la nota.”

 Evidentemente no hemos vuelto a ese bar y no le preguntamos al simiesco camarero a qué se refería exactamente. Pero indudablemente era una felicitación por nuestra estética alejada del camionerismo que sin duda presuponía en una lesbiana.

 Para ver de una manera más efectiva el absurdo de este “halago”, démosle la vuelta a la tortilla: supongamos que un amigo nos dice que es heterosexual y nosotros, para arroparlo e intentar transmitir nuestra aceptación le decimos: ¿Ah, sí? ¡Pues no se te nota nada!

¿Os lo imaginais? Claro que no, nos parece risible que nuestro amigo se vaya a sentir más cómodo confundiéndose como gay. “Pues chico, porque me lo dices tú, porque si no yo ya te veía dando botes en el Día del Orgullo” El bálsamo perfecto para cualquier hombre heterosexual, ¿eh?  Por no hablar de la reacción de él, lo ofendido que se puede sentir o la guantá que te puede caer.

 Desmontada pues la falacia del “halago” en cuestión agradecemos a familiares y amigos (al camarero grimoso no) su buena, aunque desatinada, intención.

2 comentarios

Archivado bajo estereotipos, femenino/masculino, Heteropatriarcado, LGTB, Valencia

Heteropatriarcado fallero

  Imaginad que de un día para otro vuestra ciudad se llenara de niños demoníacos que se divierten lanzándote petardos cuando te encaminas a clase, a hacer la compra, etc.  Imaginad que las calles se llenaran de orgullosas parejas (siempre de tipo reproductivo) engalanadas con extraños atuendos… ¡Bienvenidos a Valencia!

 La cosa tiene su punto pero después de más de una semana de bullanga charanguera cualquiera desearía salir por fin de esta película de Berlanga. Y al fin hoy es el día: no se escucha a lo lejos ningún pasodoble y alguien ha logrado reducir a los niños pirómanos…¡milagro! Toca descansar así que aquí estamos las dos vagueando en el sofá saboreando la ausencia de pólvora en el aire del salón.

 Pero el heteropatriarcado no descansa nunca. Si me apuras, es en estas fiestas populares donde alcanza su máximo esplendor, empezando por sus protagonistas: Fallera mayor y Presidente (en el caso de los niños, nanos por estos lares, Fallera Mayor infantil y Presidente infantil).

 Las funciones de ambos son muy similares: sonreir en las fotos y contestar con agrado a los reporteros de Canal Nou (canal que,por otra parte, merece un monumento al heteropatriarcado más rancio). Pero mientras que para las Falleras Mayores la “belleza” es un requisito indispensable no pasa lo mismo con los presidentes. Por otra parte los nombres mismos dicen mucho: fallera nos suena a mero florero del que se espera poco más que el derramamiento de lágrimas que corran su rimmel. Sin embargo presidente suena como a cosa seria, como cargo al que tener en cuenta… ¿Pecata minuta? sí. ¿Quisquillosas nosotras? puede. Pero esto no es sino una demostración más del infinito poder del heteropatriarcado  incluso en los más inocentes detalles de esta sociedad.

 En fin, que al año que viene más. Más pólvora, más lágrimas de fallera, más mascletás y más niños pirómanos… Y vigilándolo todo desde el balcón del Ayuntamiento la vigorosa “heterosexualidad” de Rita.

Deja un comentario

Archivado bajo Heteropatriarcado, Valencia

El vecino del cuarto

 El vecino del cuarto es un tipo que rondará la cincuentena: cabello entrecano, bien vestido y amable. Pero sólo cuando no va acompañado.

 Me explico: cuando el hombrecillo se pasea del brazo de su señora sigue rondando la cincuentena, teniendo el cabello entrecano y, por supuesto, va muy bien vestido… pero su amabilidad desaparece como por arte de magia.  Eso sí,  sólo en lo que a nosotras se refiere pues con el resto de los vecinos sigue siendo igual de encantador.

 Cada vez que nos hemos cruzado con él yendo sólo ha sido todo un prodigio de urbanidad: iniciando conversaciones  del tipo “¿Cómo van los estudios?” , haciendo algún comentario tonto acerca del tamaño del ascensor… Vamos,  esas trivialidades que hacen de un vecino cualquiera el vecino ejemplar: simpático sin ser cargante, atento sin ser cotilla…

  Pero cuando va con su mujer todo cambia. Nada más vernos agacha la cabeza y así se queda, mirando las baldosas del suelo,  hasta que desaparecemos por completo de su campo de visión. Mientras tanto ella nos mira muy fijamente con todo el asco del mundo. El hombre me da penilla en el fondo, porque con su no mirarnos parece decirnos “lo siento”. ¿Le tendrá prohibido hablarnos? Por la cara de sumisión de él diríase que sí ¿Tan peligrosas somos?

   El ascensor de nuestro edificio es diminuto, apenas caben cuatro personas apretujadas, así que si ya es de por sí incómodo bajar cinco pisos con el vecinito de turno,  imaginaros la situación con este percal…               

 L.                                                                                                                                          

Deja un comentario

Archivado bajo Con los vecinos, Heteropatriarcado, homofobia, LGTB

Mi primer día de trabajo

  Ayer arrancó mi primer día de trabajo en una nueva empresa.  Enhorabuena, D., has sido seleccionada para formar parte del escueto grupo de afortunados. Os formaremos durante un mes antes de que os incorporéis a la tienda.

  La tienda forma parte una de esas multinacionales despiadadas que, para más inri, utiliza el degradante método del corporativismo happy-flower basado en el buenrrollismo, las sonrisas forzadas y el falso discurso de la sensibilidad medioambiental. “KaiWen” y otro puñado de términos de la filosofía oriental adaptada llenan la habitación del hotel en el discurso de bienvenida.

  Tranquilos, mi papel en esta empresa se limita a vender teles y otros productos, siempre con una gran sonrisa. (Con algo tengo que pagar mis estudios y el alquiler…).

  Lo sabía, no podía tardar en llegar la primera bofetada heteropatrialcal: “Vosotras, las chicas, deberéis llevar un ligero maquillaje y llevar siempre zapato negro. Yo hoy, me he puesto zapato de tacón porque soy bajita y quería daros la mejor impresión…”, nos dice, siempre sonriente, mientras gira sobre sí misma y las marichonis  celebran su ingenio con risitas y comentarios . (Ellas no lo saben, pero creo que se pondrán un poquito tristes cuando se den cuenta de que no podrán llevar a diario sus multicolores uñas de porcelana, sus anillos y cadenas de oro, su sombra azul turquesa o rosa, y demás espantos cósmico-cosméticos).

   No entiendo porque tengo que maquillarme para explicar la diferencia entre entre un plasma y un LCD, ni porqué voy a agradar más a un cliente si mido 4 centímetros extra…

  Ya os contaré más aventuras de mi intrusión laboral en/para la sociedad heteropatriarcal…  Seguro que mi “nueva familia” da para muchas entradas.

D.

1 comentario

Archivado bajo En el trabajo, Heteropatriarcado

Manifiesto:

Dijo Tristán Tzara:

“Para lanzar un manifiesto es necesario irritarse y aguzar las alas para conquistar y propagar muchos pequeños y grandes a, b, c, y afirmar, gritar, blasfemar y acomodar la prosa en forma de obviedad absoluta, irrefutable, probar el propio non plus ultra.”

Así pues:

1) Irritadas estamos casi desde el día en que nacimos bajo la claustrofóbica dictadura del heteropatriarcado. No hay más que ver cualquier anuncio de perfumes, oir cualquier canción de los 40 principales o pasarse por la sección de juguetes de cualquier centro comercial.

2) Hay muchos (más grandes que pequeños) a, b, c que conquistar y propagar. Muchos de vosotros sabreis de lo que estamos hablando: lo sufrimos cada día. Aguzar las alas comienza por formarse una visión crítica de la sociedad.  Desde aquí os invitamos a afirmar, gritar y blasfemar con nosotras.

                                                                   A 28 de febrero de 2010, Valencia

1 comentario

Archivado bajo Heteropatriarcado, manifiesto