Archivo de la categoría: Con los vecinos

El vecino del cuarto

 El vecino del cuarto es un tipo que rondará la cincuentena: cabello entrecano, bien vestido y amable. Pero sólo cuando no va acompañado.

 Me explico: cuando el hombrecillo se pasea del brazo de su señora sigue rondando la cincuentena, teniendo el cabello entrecano y, por supuesto, va muy bien vestido… pero su amabilidad desaparece como por arte de magia.  Eso sí,  sólo en lo que a nosotras se refiere pues con el resto de los vecinos sigue siendo igual de encantador.

 Cada vez que nos hemos cruzado con él yendo sólo ha sido todo un prodigio de urbanidad: iniciando conversaciones  del tipo “¿Cómo van los estudios?” , haciendo algún comentario tonto acerca del tamaño del ascensor… Vamos,  esas trivialidades que hacen de un vecino cualquiera el vecino ejemplar: simpático sin ser cargante, atento sin ser cotilla…

  Pero cuando va con su mujer todo cambia. Nada más vernos agacha la cabeza y así se queda, mirando las baldosas del suelo,  hasta que desaparecemos por completo de su campo de visión. Mientras tanto ella nos mira muy fijamente con todo el asco del mundo. El hombre me da penilla en el fondo, porque con su no mirarnos parece decirnos “lo siento”. ¿Le tendrá prohibido hablarnos? Por la cara de sumisión de él diríase que sí ¿Tan peligrosas somos?

   El ascensor de nuestro edificio es diminuto, apenas caben cuatro personas apretujadas, así que si ya es de por sí incómodo bajar cinco pisos con el vecinito de turno,  imaginaros la situación con este percal…               

 L.                                                                                                                                          

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Con los vecinos, Heteropatriarcado, homofobia, LGTB