Archivo mensual: diciembre 2010

1988: El obispo auxiliar de Lima habla de “queer teory”

O cosas que encuentra una buscando articulos de feminismo de genero:

Aqui teneis la joyica

Deja un comentario

Archivado bajo Heteropatriarcado

“Don’t ask, don’t tell”

Deja un comentario

Archivado bajo Heteropatriarcado

De naranjas y márgenes

Ahora debería venir una pequeña, discreta y humilde disculpa introductoria por haber tenido esto abandonado durante tanto tiempo. Pero como en esto de llevar el blog al día es evidente que ni la parienta ni yo somos ejemplo ¿para qué excusarse o prometer actualizaciones que, bien lo sabemos, puede que nunca lleguen? Para nada. Pues eso.

Lo de parienta lo digo, además de porque me produce un gozo inmenso decirlo (los que me conocéis bien lo sabéis), porque la parienta en cuestión ha iniciado un experimento en el barrio.

Bien sabemos lo lejos que maribollos, trans y demás fauna quedamos de los mecanismos de socialización barriales. Digamos que, en términos pos-estructuralistas, las viejas que se cruzan camino de la pescadería, las cajeras del mercadona y los jubilados (carajillo en mano) son el centro y nosotras los márgenes.

El caso es que el otro día, sin previo aviso, la parienta me sorprendió al entrar en contacto con el centro. La frutería del barrio es un lugar muy frecuentado por nosotras y el frutero, además de un hombre muy majo, es algo así como Valencia hecho carne, l´horta misma. Rusticidad mediterránea en estado puro, vaya. El caso es que estando en la frutería del buen señor ella esperaba enfrente del mostrador a que yo acabara de escoger las naranjas. Volvía yo feliz y contenta con mis naranjas en la bolsa y peleándome con ese tan espantoso como higiénico guantecillo de plástico cuando me percaté de que el frutero, aunque tan simpático como siempre, estaba como descolocado. Cuando salimos manifesté mi extrañeza y D. me contestó:
– Nada, es que mientra cogías las naranjas le he dicho ” A ver si acaba ya la parienta” y se ha quedado un poco muerto.

Ahí lo tenemos: el diálogo márgenes-centro es posible, solo hay que reapropiarse de su idioma. Claro que ahora el frutero le da palmaditas en la espalda de camaradería y la tiene por el macho legítimo de la relación. Nadie dijo que fuera fácil.

L.

4 comentarios

Archivado bajo En el barrio, Valencia